Michael Porter, a través de sus libros,  proporcionó importantes instrumentos analíticos necesarios para llevar a cabo autentica planificación estratégica de las organizaciones y que básicamente se resume en tres conceptos fundamentales

1- Las 5 fuerzas competitivas.

2- Estrategias competitivas genéricas.

3- La cadena de valor.

En este post vamos a tratar exclusivamente y de una manera breve pero interesante el primer punto… Las 5 fuerzas competitivas de Michael Porter.

La finalidad de la estrategia competitiva de una unidad de negocio determinada de una compañía, es encontrar una posición en el sector desde el cual la compañía pueda defenderse a sí misma de estas 5 fuerzas competitivas o bien pueda influir en ellas a su favor.

Las 5 cinco fuerzas competitivas definidas por M. Porter son las siguientes:

  • La amenaza de entrada de nuevos competidores.
  • La amenaza de productos o servicios sustitutivos.
  • El poder de negociación de los compradores.
  • El poder de negociación de los proveedores.
  • La rivalidad existente entre los distintos competidores del sector.

La primera fuerza podriamos resumirla como la facilidad o complejidad existente para otras empresas a penetrar en un determinado mercado. Para valorar esta variable tendremos en cuenta aspectos fundamentales como la facilidad para lograr economías de escala, la diferenciación o no de los productos existentes, las necesidades de capital para acceder al mercado, los costes de cambio, el acceso a los canales de distribución necesarios, los factores ecológicos, politicos, etc.

La segunda fuerza competitiva se refiere a la facilidad o no, con la que el consumidor podría sustituir un producto por otro que realice la misma función o le proporcione la misma finalidad.

La tercera y cuarta fuerza competitiva se refieren al poder de negociación que tienen los clientes y los proveedores. Influyen muchas variables, pero por citar una podría decir que a mayor número de proveedores mayor poder de negociación tendrá una empresa compradora y a menor número, pues todo lo contrario.

La quinta y última variable se refiere fundamentalmente al grado o nivel de competitividad que existe en un determinado sector. En un sector poco competitivo, debemos de revisar a fondo cuales son los motivos o las barreras existentes de entrada, puesto que podemos estar ante el caso de que sea un sector poco interesante o rentable. Tambien puede darse el caso de que sea un sector fuertemente competitivo donde existen unas fuertes barreras de entrada y de salida (P.Ej: El sector de la telefonía en España).

Tras analizar profundamente las variables anteriormente citadas, la empresa ya estará en condiciones de definir los “factores criticos de éxito” en ese sector. Paso final junto a la representación gráfica de los resultados, del análisis estrategico propuesto por el señor Michael Porter.

Anuncios