Las empresas necesitan diseñar estrategias que les permitan elevar su valor. ¿Qué significa esto? De acuerdo con Michael Porter, el valor es una cuestión de percepción, en tanto que implica la suma de los beneficios que recibe el cliente, menos los costos por adquirir y usar un producto o servicio.

La cadena de valor, por su parte, implica la descomposición de las partes constitutivas de una empresa para detectar sus ventajas competitivas en las actividades que generan valor. Es decir, la posibilidad de ahorrar costos por medio de la optimización de un área o de diferenciarse de los rivales, constituye parte de estas ventajas.

El principal reto de construir una cadena de valor radica en genera productos y servicios de valor para los clientes sin que esto exceda el costo de hacerlo.

¿Cómo generar una cadena de valor?
Primero es importante realizar un mapeo de las actividades de la empresa, a fin de dividir las actividades primarias de las secundarias. Las actividades primarias serán todas aquellas que producción, venta y entrega del producto o servicio al cliente, así como su seguimiento. Las actividades secundarias son conocidas también como de apoyo, e implican la proporción de insumos, tecnología, recursos humanos, etcétera.

Después de ello es necesario identificar el valor agregado del producto o servicio de la empresa. El valor agregado implica dar una cualidad más a aquello que se comercializa sin que esto implique costos adicionales al negocio.

Con base en este análisis se realiza la construcción de una cadena de valor. Para ello es necesario buscar reducir costos de producción y operación, para lo cual se recomienda hacer alianzas con proveedores.

La reducción de costos puede realizarse por medio de la optimización de actividades directas, que consisten en actividades directamente implicadas en la creación de valor para el consumidor (ensamblaje, maquinado, manejo de fuerza de ventas, diseño).

Las actividades indirectas son otra alternativa. Éstas tienen como objetivo facilitar el éxito de las primeras. Por éstas entendemos la programación, administración, mantenimiento, etcétera.

Finalmente están las actividades relacionadas con la calidad. Su función es asegurar que los la operación de la empresa cumpla con los estándares al pie de la letra. Su fuerza de trabajo está representada por supervisores, técnicos de pruebas, revisión, retrabajo, entre otros.

Ventajas de una cadena de valor
A lo largo de este artículo hemos mencionado algunas ventajas de construir una cadena de valor, entre ellas se encuentra la generación de valor agregado y de ventajas competitivas. En otras palabras:

Ayuda a disminuir costos.
Permite innovar.
Mejora el posicionamiento en el mercado.
Optimiza las redes de distribución.
Mejora el servicio ofrecido al cliente final.
Eleva los estándares de calidad.
Incrementa el margen de ganancias.
El gobierno federal ha buscado fomentar la generación de cadenas de valor, por lo que premia con incentivos a las empresas que las constituyen.

Anuncios